. . .

Diferencia entre hierro y acero

El acero es una aleación de hierro y carbono en un porcentaje de este último elemento variable entre el 0,008% y el 2% en masa de su composición. La rama de la metalurgia que se especializa en producir acero se denomina siderurgia o acería. El acero es un producto de la vida moderna muy conocido por los cerrajeros en virtud que la gran mayoría de las cerraduras son de acero inoxidable, a los fines de poder resistir los efectos de la intemperie.

Diferencia entre el acero y el hierro.

La diferencia principal entre el hierro y el acero se halla en el porcentaje del carbono: el acero es hierro con un porcentaje de carbono de entre el 0,03% y el 1,075%;3 a partir de este porcentaje se consideran otras aleaciones con hierro.  El acero posee diferentes constituyentes según su temperatura, concretamente, de mayor a menor dureza, perlita, cementita y ferrita; además de la austenita (para mayor información consultar el artículo Diagrama hierro-carbono).

El acero conserva las características metálicas del hierro en estado puro, pero la adición de carbono y de otros elementos tanto metálicos como no metálicos mejora sus propiedades físico-químicas. Sin embargo, si la aleación posee una concentración de carbono mayor del 1,8%, se producen fundiciones,1 que son mucho más frágiles que el acero y no es posible forjarlas, sino que tienen que ser moldeadas.

Tipos de acero.

Existen muchos tipos de acero en función del elemento o los elementos aleantes que estén presentes. La definición en porcentaje de carbono corresponde a los aceros al carbono, en los cuales este no metal es el único aleante, o hay otros, pero en menores concentraciones. Otras composiciones específicas reciben denominaciones particulares en función de múltiples variables como por ejemplo los elementos que predominan en su composición como aceros al silicio, de su susceptibilidad a ciertos tratamientos como los aceros de cementación, de alguna característica potenciada tales como aceros inoxidables e incluso en función de su uso como los aceros estructurales.

Historia reciente del acero.

En 1856, Henry Bessemer, desarrolló un método para producir acero en grandes cantidades, pero dado que solo podía emplearse hierro que contuviese fósforo y azufre en pequeñas proporciones, fue dejado de lado. Al año siguiente, Carl Wilhelm Siemens creó otro, el procedimiento Martin-Siemens, en el que se producía acero a partir de la descarburación de la fundición de hierro dulce y óxido de hierro como producto del calentamiento con aceite, gas de coque, o una mezcla este último con gas de alto horno. Este método también quedó en desuso.

Aunque en 1878 Siemens también fue el primero en emplear electricidad para calentar los hornos de acero, el uso de hornos de arco eléctricos para la producción comercial comenzó en 1902 por Paul Héroult, quien fue uno de los inventores del método moderno para fundir aluminio. En 1950 se inventa el proceso de colada continua que se usa en las grandes siderúrgicas, cuando se requiere producir perfiles laminados de acero de sección constante y en grandes cantidades.

error: Content is protected !!